miércoles

EL CARDENAL EN APUROS


Hay necesidades imperiosas que ni siquiera un cardenal puede solventar. Pero tampoco es para ponerse así...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada